Banner Ayuntamiento 2017

inicio POLICIACA Aumentan extorsiones para quienes practican sexo virtual

Aumentan extorsiones para quienes practican sexo virtual

Aumentan extorsiones para quienes practican sexo virtual
239
0

Al clásico “chico conoce a chica”, los milenials también incluyen un “y lo hacen mediante las redes sociales”. Son el perfecto escaparate para encontrar a alguien con quien hablar “y lo que surja”. Imagina. Un día entras en tu perfil y encuentras una petición de amistad de una chica que te llama la atención a primera vista. Curioso y atraído por lo que ves, aceptas la petición.

Hasta aquí, no es un caso aislado. Según un estudio de la agencia Match en 2016, una de cada cinco parejas se ha conocido en Internet y, según la Universidad de Chicago, estás parejas nacidas online son más felices, duran más y tienen menos riesgo de divorcio.

“¡Hey! ¿Cómo va? Vi tu foto de perfil y me gustó”. Un mensaje sencillo y directo llega a tu bandeja. Comienza el juego. Un perfil con publicaciones, aparentemente normal. Tras cruzar mensajes en las redes sociales y comprobar que es una persona quien está al otro lado, intercambiáis usuarios de Skype para buscar un poco más de intimidad y cercanía en vuestras conversaciones. Ella te confiesa que le atraes sexualmente, y empiezan los intercambios de imágenes subidas de tono. Ya tiene lo que “ella” quería.

Todo listo para un nuevo caso de extorsión sexual o sextorsión, como se ha denominado a esta nueva modalidad de chantaje que prolifera entre los ciberdelincuentes. Éstos, aprovechándose de la dificultad para sacarlos del anonimato y ser encontrados, dejan cada vez más víctimas a su paso. La sextorsión suele tener un perfil muy determinado: hombres entre 20 y 40 años que en sus redes sociales se muestran con pareja (para asegurar el pago por esconder esas imágenes).

El modus operandi es sencillo. Una vez disponen de material íntimo de la víctima, comienzan a amenazarles con distribuir las imágenes entre sus contactos de las redes sociales si no pagan la cantidad económica que los extorsionadores establecen. El dinero que piden va en función de la información económica que el chantajista haya podido sacar en las conversaciones y de las publicaciones de su perfil.

Para los seguidores de la serie inglesa Black Mirror, ya sabrán cómo acaba el chantaje. Comienza un calvario silencioso que no cesará hasta que, o bien pague y el estafador se dé por satisfecho, o bien hasta que la víctima denuncie el caso a la policía mientras da largas al extorsionador sobre los pagos. En muchos casos, las víctimas aseguran que, a pesar de pagar -o como consecuencia de ello- las amenazas continúan pidiendo cada vez más giros y cada vez de mayores cantidades.

Testimonios de las víctimas

Me han engañado para grabarme desnudo por la cámara de Facebook y luego pedirme dinero a cambio. Si no pagaba me amenazaba con enviarlo a mis contactos más allegados (novia,su familia y mi familia). Estoy muy preocupado por lo que pueda llegar a ocurrir. Por favor díganme qué debo hacer. No he mandado ningún dinero pero no sé si cumplirá su promesa de difundirlo”. Así reza uno de los testimonios anónimos revelados en el portal web Sextorsión.

Este no es el único. A veces lo que empieza como un juego en portales de entretenimiento para adultos como Chatroulette, acaba desembocando en un nuevo caso de extorsión sexual. Así lo asegura un testimonio de la web denuncia-online.org: “Una chica me dijo a través de Chatroulette que la agregara en Facebook y en Skype para hablar con la webcam. Después, a la hora de hablar por Skype, la chica me convenció a mantenercibersexo. Cuando ya había acabado, me dijo que tendría que pagarle 300 euros a través de Western Union para que no difundiese el vídeo a mis amigos de Facebook. También me mandó el enlace del vídeo en YouTube, que fue eliminado en seguida por violar las normas de comunidad de dicha web. Yo rechacé pagar y le bloqueé tanto de Skype como de Facebook, de momento ninguno de mis amigos ha recibido nada. ¿Qué puedo hacer? Muchas gracias”.

Otra extorsión es la relacionada con los adolescentes. Los jóvenes han visto aumentados sus niveles de exposición a este tipo de delitos como consecuencia de ser la generación más activa en prácticas como el sexting(envío de textos, vídeos y fotos subidos de tono a través de los teléfonos móviles). Se estima que el 30% de los menores de edad han tenido acceso a material relacionado con la sextorsión.

También aflora esta práctica por venganza o chantaje a una ex pareja. “Mi ex esposo, del que me separé en 2007 y me divorcie en 2010, me esta chantajeando con mandar fotos y vídeos donde aparezco desnuda a mis familiares, actual pareja, amigos y compañeros de trabajo, a menos que le pague 200 dólares. Ya he abonado esta cantidad pero me siento vulnerable y creo que me lo volverá a hacer […] Tengo miedo que me siga extorsionando o que publique dichas imágenes”.

Ante esta modalidad de extorsión, los expertos coinciden en que la mejor manera de combatirlo es la conciencia y el sentido común. Si aún sabiendo las consecuencias se opta por elaborar y guardar material tan sensible como éste, lo mejor es esconderlo en un disco duro externo y dentro de una carpeta cifrada que impida el acceso a terceros.

Es importante recordar que la publicación de imágenes y vídeos sin el consentimiento de las personas que forman parte del documento es un delito contra la intimidad tipificado en la reforma del Código Penal.

Fuente: Diego Bermejo | ElMundo

(239)

Publicar tu comentario

Comentario