Banner Ayuntamiento 2020

inicio NACIONAL Gasolinazo es culpa de Calderón y “el exterior”: Peña Nieto

Gasolinazo es culpa de Calderón y “el exterior”: Peña Nieto

Gasolinazo es culpa de Calderón y “el exterior”: Peña Nieto
0
El presidente Enrique Peña Nieto justificó que el aumento a las gasolinas se debió a factores externos, y a que otras administraciones, como la pasada del panista Felipe Calderón Hinojosa, no asumieron los costos políticos de reducir el subsidio a los combustibles.

“Tan sólo en el sexenio anterior [de Felipe Calderón ], se perdieron casi un billón de pesos, es decir, un millón de millones subsidiando la gasolina.

“Y digo que se perdieron porque literalmente fue dinero que se quemó regalando gasolina, en lugar de invertir en cosas más productivas como sistemas de transporte público, escuelas, universidades y hospitales”, dijo el Presidente en un mensaje televisivo.

Al detallar los retos que debe enfrentar México este año, aludió que el precio del petróleo aumentó 60% en el mundo y justificó que de no haber cancelado el subsidio que se aplicó durante años a las gasolinas, se habrían tenido que cancelar programas sociales.

Afirmó que antes de tomar la decisión se recortó el gasto del gobierno en casi 190 mil millones de pesos, y está por venir otro ajuste a la baja de 10% a sueldos y salarios de servidores públicos de mando superior de dependencias federales.

Peña Nieto dijo que la explicación de que la gasolina se ajuste al precio internacional, es un cambio difícil, pero su responsabilidad, como Presidente, es justamente tomar decisiones difíciles en el presente, para evitar afectaciones mayores en el futuro.

Al detallar la serie de programas que se hubieran visto afectados, preguntó: “¿Qué hubieran hecho ustedes?”.

En el mensaje a la nación con motivo de Año Nuevo, transmitido en cadena nacional en radio y televisión, el presidente Peña Nieto aceptó que hay mucha molestia y enojo por el aumento de las gasolinas: “Son sentimientos que entiendo y que comprendo”.

Afirmó que mantener un precio artificial de la gasolina en 2017, como el que había en diciembre, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos, un monto que equivale a paralizar por cuatro meses todos los servicios del IMSS, desde consultas con el médico familiar hasta cirugías, guarderías y los servicios de emergencia.

Argumentó que el ajuste en el precio de las gasolinas no se debe a la reforma energética ni a un aumento en los impuestos, y que su alza se debió a que durante el último año el precio del petróleo aumentó en todo el mundo cerca de 60%, lo que a su vez elevó el precio de las gasolinas y el diesel.

Indicó que esto afecta directamente al país, ya que desde hace varios años México importa más de la mitad de los combustibles que consume, “en pocas palabras, se trata de un aumento que viene del exterior, el gobierno no recibirá ni un centavo más de impuestos por este incremento”, dijo.

Agregó que esta cantidad equivale a parar dos años completos los apoyos que entrega el programa Prospera a casi 7 millones de familias o a suspender tres años el Seguro Popular en agravio de 50 millones de mexicanos.

Explicó que mantener precios artificiales a las gasolinas significaría quitar recursos a los mexicanos más pobres para dárselos a los más ricos.

Apuntó que 60 millones de mexicanos, los de menores ingresos, sólo consumen 15% de la gasolina, mientras que 12 millones, 10% de la población de mayores ingresos, consume 40%.

“En el pasado, otros gobiernos decidieron mantener artificialmente bajo el precio de la gasolina para evitar costos políticos, lo pudieron hacer porque el país producía más petróleo que se vendía más caro que nunca en la historia y el gobierno tenía ingresos excedentes”, indicó.

El presidente Peña Nieto afirmó que si no se cuida la economía del país habría jefes y jefas de familia que perderían su trabajo; jóvenes que hoy se están graduando no encontrarían un empleo; las parejas que acaban de comprar una casa a crédito verían muy difícil completar sus pagos, y las amas de casa verían que su gasto ya no les alcanza, pues subirían todos los precios.

“Eso es lo que pasa cuando un país pierde su estabilidad económica: las familias, sobre todo las de menores ingresos, acaban siendo profundamente afectadas, y para evitarlo es que hoy el gobierno está tomando decisiones difíciles”.

Con información de FRONTERA

Publicar tu comentario

Comentario