Banner UTT

inicio INTERNACIONAL “Un día sin inmigrantes deja decenas de negocios vacíos en Texas

“Un día sin inmigrantes deja decenas de negocios vacíos en Texas

“Un día sin inmigrantes deja decenas de negocios vacíos en Texas
360
0

Decenas de negocios de cadena e independientes en la capital de Texas no abrieron sus puertas este jueves 16 febrero para mostrar apoyo al movimiento “Un Día Sin Inmigrantes” que pretende concientizar a la población del poder económico de la comunidad independiente en Estados Unidos.

El centro de Texas se unió a la convocatoria anónima que inició en redes sociales y fue adoptada por diversas ciudades en todo el país.

 dia-sin-migrantes,-veraz,-informa
En Austin, diversos carteles anunciaban el cierre de negocios en apoyo a sus clientes, empleados y dueños inmigrantes así lo dio a conocer Univisión Noticias.

“Es una manera de demostrar que como latinos que tenemos un poder económico muy importante dentro de la comunidad y que no lo pueden dejar de lado simplemente por iniciativas o leyes que no tienen ni pies ni cabeza”, dijo Paul Castillo, el gerente de la taquería “Arandinas” ubicada al norte de la ciudad.

En Texas, el 20.3% de los dueños de negocios en el estado son extranjeros, según informes de la Cámara de Comercio Hispana en San Antonio. “Las transacciones que ellos hacen en restaurantes, en supermercados, en gasolineras… si ellos dejaran de contribuir en esas redes comerciales nos devastaría la economía”, dijo Leroy Cavazos-Reyna, de la Cámara de Comercio Hispana.

El anuncio no solo llama a la comunidad inmigrante a no enviar a sus hijos a la escuela, a dejar las tiendas sin clientes y a los negocios sin empleados. “Nosotros somos una fuerza muy poderosa en este país. Creo que sin inmigrantes este país no sería lo que es”, dijo Anatolio Villegas, residente de Austin.

Reyna y Yaquelín, que pidieron no ser identificadas con apellido por temor a ser detenidas, son extranjeras que viven ilegalmente en Estados Unidos y han optado por esconderse y aislarse. Como ellas, muchos otros se sienten paralizados ante el fantasma de las deportaciones que revivió la llegada al poder de Donald Trump y que se exacerbó cuando el alcalde de Miami dijo que el condado no era una comunidad “santuario”, como se autodenominan aquellas que_como Chicago, Dallas, Los Ángeles, San Francisco y Nueva York— han prometido proteger a sus inmigrantes.

El temor de estos inmigrantes los hace sentir perseguidos y vigilados; les preocupa que su aspecto hispano propicie que un policía pueda detenerlos y allanar el camino a su deportación.

“Estamos como metidos en una caja”, dice Reyna, una abogada que huyó de Honduras en 2005 por amenazas de muerte. “Si sales y manejas, se te para la policía al lado y sientes el miedo de que te interroguen, que por mi color de piel diga ‘es una latina, es una indocumentada”’.

Tras asumir la presidencia, Trump firmó órdenes ejecutivas que reactivan un programa de identificación y arresto de inmigrantes sin autorización, aceleran la deportación de extranjeros, mandan construir un muro en la frontera con México y bloquean fondos federales para ciudades que no colaboran con las autoridades de inmigración.

A su vez, el alcalde Carlos Giménez dijo que el condado de Miami Dade no es un “santuario” para los inmigrantes e indicó que colaboraría con las autoridades nacionales para no perder cerca de 355 millones de dólares que recibe al año. Asimismo, anunció que las cárceles locales permitirían que los presos permanezcan encarcelados por más tiempo para que los funcionarios de inmigración puedan interrogar a los extranjeros detenidos y tomarlos bajo su custodia

(360)

Publicar tu comentario

Comentario