Banner IEE

inicio SAN DIEGO Veterano cruza la frontera para recibir la ciudadanía

Veterano cruza la frontera para recibir la ciudadanía

Veterano cruza la frontera para recibir la ciudadanía
63
0

Héctor Barajas-Varela, un veterano del ejército de seis años, prestó juramento como ciudadano estadounidense en San Diego la mañana de este viernes, frente a una multitud de seres queridos. Barajas-Varela recibió la ciudadanía hace dos semanas luego de recibir el indulto total del gobernador Jerry Brown en 2017 por los delitos que llevaron a su deportación en 2010.

El segundo veterano deportado a quien se le otorgó la ciudadanía de Estados Unidos agradeció a sus seguidores el jueves mientras se preparaba para partir de Tijuana, donde trabajó durante los últimos ocho años para establecer una red de apoyo para otros veteranos deportados.

Una gran multitud de amigos, miembros de la comunidad y otros veteranos deportados se reunieron frente a la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados en Tijuana para la despedida de Barajas-Varela el viernes por la mañana. Estaba programado para partir de Tijuana a San Diego, donde juraría su lealtad a los Estados Unidos y oficialmente se convertiría en ciudadano.

“Todos los hermanos que todavía están aquí, ya saben, tenemos el lema de ‘no dejar a ningún hombre atrás’. Pero les dije a ustedes que me gustaría poder llevarlos, llevarlos a ustedes conmigo”. Barajas-Varela dijo conteniendo las lágrimas, a lo que un hombre de la multitud respondió: “Llegaremos allí, amigo”.

Héctor Barajas, director de la Casa de Apoyo para Veteranos Deportados en Tijuana, recibió el indulto del gobernador de California en diciembre del 2017, y desde entonces ha esperado su ciudadanía.

El jueves recibió la noticia en persona. Entre llantos y abrazos, en uniforme agradeció a los que lo han apoyado en su camino. Oficialmente hará el juramento de naturalización el 13 de abril en San Diego.

Hector Barajas nació en Zacatecas, México y llegó a EE.UU. con sus padres cuando tenía 7 años. Después de crecer en Estados Unidos, sirvió en las fuerzas armadas desde 1995 al 2001 en la División Aérea 82.

Al término de su servicio honorable  en el ejército, Barajas tuvo dificultad ajustándose a la vida civil. Se volvió adicto a las drogas y en una ocasión fue arrestado después de dispararle a un auto vacio.

En julio del 2002, Barajas fue sentenciado por una corte Superior del Estado de California, en el condado de Los ángeles y después de servir poco más de un año en la cárcel  y uno más en libertad condicional terminó su condena el 2 de septiembre del 2004.

Una vez en libertad, fue puesto en custodia de ICE quienes lo deportaron a Nogales, Sonora. En una entrevista que dio a la Prensa Asociada, dijo que sin poderse ajustar a la vida en un México que no conocía volvió a entrar al país.

Fue deportado una vez más en el 2010.

Esta vez se mudó a Tijuana donde fundó la Casa de Apoyo para Veteranos Deportados. Entre banderas estadounidenses, Barajas ha ayudado a decena de veteranos deportados que reciban ayuda de abogados, psicólogos y consejería laboral, además de ayudarlos a que reciban sus beneficios cómo veteranos estadounidenses.

Cuando el gobernador de California le dio el indulto en diciembre, Barajas pudo solicitar su entrada a Estados Unidos.

El político sandieguino Nathan Fletcher, un veterano también, ha sido uno de los abogados para varios deportados que han buscado su regreso a EE.UU

“Todos los soldados tienen derecho a regresar a casa”, dijo en un comunicado a la ACLU

Un estudio publicado el año pasado por ACLU estimó que en el país se han deportado más de 230 veteranos de guerra.

En el 2016 había más de 300,000 veteranos no nacidos en el país viviendo en EE.UU., de los cuales un tercio no habían tramitado su ciudadanía.

Fuente: Telemundo

(63)

Publicar tu comentario

Comentario