Banner Ayuntamiento 2019

inicio SALUD No volverás a poner el papel higiénico en el asiento del inodoro después de esto…

No volverás a poner el papel higiénico en el asiento del inodoro después de esto…

No volverás a poner el papel higiénico en el asiento del inodoro después de esto…
159
0

¡Admítelo!, todos lo hemos hecho por lo menos una vez en la vida, poner papel higiénico al rededor del inodoro, las ganas de ir al baño pueden ser tantas que el papel se convierte en nuestro mejor amigo cuando se trata de ir a hacer nuestras necesidades a un baño publico. La primera solución: rodear de papel, hacer de “aguilita” sin apoyar tanto el trasero en la taza del baño…

Pensando que con un poco de papel higiénico en el asiento creamos una barrera entre los gérmenes y nuestro cuerpo. Pero ATENCIÓN, esta no es para nada la mejor solución. 

De acuerdo con el portal rolloid, durante mucho tiempo, la gente pensaba que los asientos estaban cubiertos de gérmenes y que estos nos transmitirían todas las infecciones que existiesen. Sin embargo, estos baños están diseñados de forma inteligente. Debido a su superficie lisa, estos asientos evitan que las bacterias se queden en ellos. Además, los gérmenes no se pegan a la piel por el mero contacto con el asiento del inodoro. Sin embargo, el hecho de poner papel higiénico sí puede traernos consecuencias.

Te recomendamos:   Mujer acusa a quiropráctico de violarla durante una consulta

Todos sabemos que la mayoría de personas no bajan la tapa del wc después de usarlo y tirar de la cisterna. Esto hace que los gérmenes se propaguen por todo el baño y lleguen al papel higiénico. Al contrario que lo que pasaba con el asiento del inodoro, el papel higiénico es un nido perfecto para las bacterias y los gérmenes.

Su superficie rugosa facilita que esas bacterias se adhieran a ella. Cuando cogemos ese papel higiénico, las bacterias se quedan en nuestras manos, imagínate lo que puede pasar cuando te sientas sobre él.

Te recomendamos:   (VIDEO) Torero sufre impresionante cornada en el pecho durante los sanfermines

Lo mismo pasa con los lavabos y los secadores de manos. La gente usa los lavabos después de ir al baño y limpiarse con ese papel higiénico. El grifo del lavabo se llena de gérmenes de todas las personas que pasan por él y llegan a nosotros cuando los utilizamos. Lo mismo ocurre con los secadores de manos eléctricos. De hecho, un estudio reciente mostró que los secadores de manos eléctricos transmiten una gran cantidad de bacterias.

Estos secadores remueven el aire de la habitación y con él los microbios y partículas que se encuentran en el aire. En segundo lugar, después de lavarnos las manos, a menudo se quedan gérmenes en ellas, que, en lugar de ser eliminados, son propagados por toda la habitación cuando nos secamos las manos con esos secadores. En general, cuanto mayor es el flujo de aire, mayor será el problema. La mejor alternativa es llevar siempre un paquete de pañuelos para que esto no pase.

Te recomendamos:   Desayunar pastel de chocolate es la mejor opción para bajar de peso

¡Comparte estos consejos!

(159)

Publicar tu comentario

Comentario

Don´t copy text!