CESPTE

inicio NACIONAL Los Huicho: su extrema delgadez es por padecer hambre

Los Huicho: su extrema delgadez es por padecer hambre

Los Huicho: su extrema delgadez es por padecer hambre
95
0

Al verlos, pareciera que estuvieras en un país de África. Sin embargo, es una familia de Ahome que sobrevive como puede en un poblado llamado Goros Uno.

Según las cifras del Consejo Nacional  de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México hay 53 millones 418 mil personas en condiciones de pobreza, 1.9 millones menos que en el periodo de 2014 a 2016. Y en Ahome aún se pueden ver familias en esas condiciones.

 Es así como la familia Huicho Moroyoqui intenta sobrevivir. Es la historia de los hermanos Huicho Moroyoqui, de 60, 75, 77, y 74 años, que no cuentan ni con vivienda ni servicio médico ni alimentación.

ENFERMEDAD
Esta familia vive en una casa de cartón con apenas tres catres en los que duermen. Al momento de la entrevista, Eduardo Huicho descansa con una vista perdida y con grave estado de desnutrición. Aun así, cuenta que las enfermedades siempre estuvieron presentes en su familia ya que desde que eran pequeños en los años 60 una grave enfermedad invadió a su padre y murió al poco tiempo. Enseguida de esta pérdida su madre decayó y poco a poco fue muriendo. Dejó a los cinco hermanos huérfanos.

Te recomendamos:   ¡Playas de Acapulco en alerta! No son aptas para vacacionistas por bacteria fecal

Después de la tragedia, los hermanos comenzaron a buscar en donde trabajar, y hace dos años Hermelina, de 54 años de edad, murió por consecuencia de la extrema pobreza en la que viven.

POBREZA
Con trabajo para articular sus palabras, Eduardo Huicho cuenta que desde que se murieron sus padres él trabajó en las siembras y cosechas de caña, de chalán de albañilería o haciendo lo que le decían; sin embargo, la enfermedad tocó nuevamente a la familia. Eduardo contrajo pulmonía, a tal grado de dejarlo en cama por varios años.

“Trabajé en muchas cosas. Mi vida estaba en las tierras, yéndome todos los días a trabajar en el campo o en lo que me ponían, pero me enfermé y ya no pude trabajar”, mencionó.

Tyrsa Huicho Moroyoqui, de 75 años, ha sufrido los embates de las dolencias ya que contrajo herpes en la cabeza, lo que le provocó perder la vista de su ojo derecho y algunas de sus actividades motoras, por lo que siempre permanece acostada en un catre, mientras que sus hermanos la observan con tristeza e impotencia, ya que ellos están igual o peor de enfermos que ella, ya sea de pulmonía, tuberculosis o desnutrición.

Te recomendamos:   (VIDEO) Hombre le entierra un cuchillo en un ojo a persona que le reclamó por ganarle el estacionamiento

Jesús Velázquez, sobrina de la familia, dice con tristeza que de vez en cuando los apoya con comida, pero sin trabajo en la región es difícil que alcance para todos.

“Casi siempre les traigo comida o los apoyo con lo que sea, pero hay veces que no podemos darles. Nosotros los llevamos al doctor y les ayudamos”.

Esta familia vive en el ejido Goros 1, por la calle principal hasta llegar al poste 26.

PARA ENTENDER…
LA POBREZA
El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) define a la pobreza cuando se tiene al menos una carencia de seis renglones: rezago educativo, acceso a servicios de salud, de seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la casa que habitan, acceso a la alimentación y su ingreso es insuficiente para satisfacer su necesidad elementales.

Te recomendamos:   Twitter sufre caída en distintos países
  • CRONOLOGÍA DEL CASO

SE DA A CONOCER
En el 2015, EL DEBATE dio a conocer la historia de Los Huicho. Para esta fecha eran cinco hermanos, hoy en día son solo cuatro, Hermelinda murió en ese mismo año de la publicación. Les llegó comida y medicinas.

RECIBEN AYUDA
Muchas personas les enviaron ayuda a los hermanos que se encuentran en extrema pobreza en el ejido Goros, y ellos la reciben con gran entusiasmo y alegría ya que esa comida los iba a mantener con vida.

ENFERMEDADES
A pesar de la ayuda la familia no ha podido reponerse ya que las enfermedades los han afectado de una grave manera. Hoy en día Eduardo, de 60 años, necesita un nebulizador para recuperarse.

Fuente: El Debate

(95)

Publicar tu comentario

Comentario

Don´t copy text!