CESPTE

inicio INTERNACIONAL Madre alerta sobre cirugía por comer papitas picantes

Madre alerta sobre cirugía por comer papitas picantes

Madre alerta sobre cirugía por comer papitas picantes
271
0

Si eres fanático de las papas fritas picosas como Takis y Hot Cheetos, podrías terminar en una sala de emergencia, de acuerdo a una madre de Tennessee.

Rene Craighead, alega que su hija de 17 años tuvo que someterse a una cirugía para que le removieran la vesícula biliar, luego de comer demasiadas bolsitas de bocadillos picantes.

Craighead dice cada vez que iba a la tienda, su hija le pedía que le comprara una bolsa de Hot Cheetos o Takis, y consumía hasta cuatro bolsas grandes a la semana.

Pero la madre se preocupó cuando su hija comenzó a quejarse de un malestar estomacal.  Los médicos encontraron que el origen del dolor era su vesícula biliar, la cual se vieron obligados a remover.

El médico les informó que las papas fritas picosas estaban detrás de los problemas estomacales que tenía la adolescente de 17 años.

Te recomendamos:   Canadá busca 50 enfermeros mexicanos para trabajar en Québec con salario de $47 mil pesos

No solo es el sabor que los hace atractivos.  Las bolsitas de tamaño regular de estas papitas cuestan alrededor de $1.

El doctor Cary Cavender, un gastroenterólogo del Hospital Infantil Le Bonheur, dijo que hay muchos factores que intervienen para extirpar una vesícula biliar.

Sin embargo, él cree que comer las papitas picantes haya contribuido al problema.

También agregó que la cantidad de niños que se presentan con este tipo de problemas a causa de los bocadillos picantes, es asombroso.

Probablemente vemos alrededor de 100 niños al mes, fácilmente” dijo.

Cavender aconseja a los padres vigilar la dieta de sus hijos y llenarla de frutas y verduras.

En un comunicado sobre las papitas “Takis”, Buchanan Public Relations dijo lo siguiente:

“Les aseguramos que los Takis son seguros para comer, pero deben disfrutarse con moderación como parte de una dieta balanceada.  Los ingredientes de Takis, cumplen totalmente con las regulaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. y todos los ingredientes están detallados en cada sabor en la etiqueta.  Siempre verifiquen el tamaño de la porción antes de consumir”.

La compañía agregó que toma las quejas muy en serio y se complacen encomunicarse con el cliente.

Te recomendamos:   Trolley de San Diego ofrece descuentos a los usuarios que se trasladen al Comic Con

Frito-Lay, creador de Cheetos también respondió diciendo:

“En Frito-Lay, la seguridad alimenticia siempre es nuestra prioridad número uno, y nuestros refrigerios cumplen con todas las normas de seguridad alimentaria aplicables, así como con nuestros rigurosos estándares de calidad.  Algunos consumidores pueden ser más sensibles a los alimentos picantes que otros y pueden optar por evitar bocadillos más picantes según sus preferencias personales”.

Este es el último caso de papitas picantes y problemas estomacales que llegan a los titulares.  En el 2013, Adrew Medina de 12 años, se quejó de una sensación de ardor en el lado izquierdo.  El niño comía de 20 a 30 bolsas de papitas picantes al mes.

Te recomendamos:   ¡A la venta! Parche que evita la "cruda"

En ese momento, la Dra. Martha Rivera de White Memorial Center en Los Ángeles, dijo que vio varios casos de niños afectados con gastritis después de comer alimentos picantes.  La condición se produce cuando el revestimiento del estómago se inflama o irrita, y puede causar dolor abdominal y una sensación de roedura en el estómago, según WebMD.

Fuente: Noticias ya

(271)

Publicar tu comentario

Comentario

Don´t copy text!