inicio INTERNACIONAL ¡Horror! Mujer tenía un bulto en su rostro y resultó ser un gusano bajo la piel

¡Horror! Mujer tenía un bulto en su rostro y resultó ser un gusano bajo la piel

¡Horror! Mujer tenía un bulto en su rostro y  resultó ser un gusano bajo la piel
0

A una mujer de 32 años de edad, en Rusia, le quitaron un gusano vivo de la cara después de consultar al médico sobre un bulto que había migrado desde el área de sus ojos hasta su labio.

Imagina que te despiertas con un bulto en la cara, ahora que el bulto comienza a moverse a otra parte de su rostro y acudes al médico para descubrir que en realidad es un gusano vivo que se arrastra bajo tu piel. Suena como una pesadilla completa, ¿verdad?

Esto le sucedió a una mujer en Rusia, según un estudio de caso publicado esta semana en el New England Journal of Medicine (NEJM). Al principio, el bulto apareció debajo de su ojo izquierdo. Después de cinco días, el bulto se movió al párpado; diez días después de eso, se movió a su labio superior y causó hinchazón visible.

Aparte de algunos picores localizados y ardor, ella no tenía otros síntomas. Después de dos semanas, fue a un oftalmólogo para que la revisaran. EL médico le dijo que debía de remover el parásito de su cara, indica BuzzFeed.

Durante la cirugía, el médico mantuvo el nódulo en su lugar con un par de pinzas, abrió su piel y sacó un gusano blanco y largo de la cara de la mujer. Las pruebas revelaron que era Dirofilaria repens, una infección parasitaria. Afortunadamente, sacaron todo el gusano y ella se recuperó por completo.

¿Cómo es que este invasor entró en el cuerpote la mujer?

Dirofilaria repens es un parásito que generalmente infecta a perros y gatos. Ocasionalmente, se transmite a los humanos por la picadura de un mosquito infectado.

Es también conocido como lombriz intestinal parasitaria, que generalmente infecta a perros, gatos y otros carnívoros, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las larvas se diseminan a los humanos a través de la picadura de un mosquito.

Una vez que el gusano se instala bajo la piel, puede deambular por varias partes del cuerpo: a los ojos, los labios, las rodillas, la ingle. Puede sonar grave, pero el gusano generalmente no causa demasiado daño, aparte de causar hinchazón e irritación localizadas.

Los humanos son normalmente no hospedan al parásito y las condiciones no son ideales para que el gusano madure. Esencialmente, los humanos son huéspedes sin salida para D. repens y los gusanos morirán eventualmente, pero esto podría tomar algunos años. El tratamiento típico es la eliminación quirúrgica del gusano, pero también se pueden usar medicamentos antiparasitarios.

En realidad, hay otras dos especies de dirofilaria que pueden infectar a los humanos, D. immitis y D. tenuis. Estos generalmente son llevados por perros, zorros, lobos y mapaches, y pueden causar síntomas más graves como tos, dolor en el pecho y fiebre si no se tratan.

D. repens es la especie con mayor probabilidad de infectar a los humanos, y no es tan rara como te gustaría pensar. Se reportaron más de 3.500 casos en Europa entre 1977 y 2016. La mujer en este estudio de caso había viajado recientemente a una zona rural en las afueras de Moscú, donde terminó picada por muchos mosquitos.

Se puede evitar la infección con D. repens evitando los mosquitos, pero solo se presenta en Europa, Asia o África.

Se recomienda usar repelente de insectos y vestir con mangas y pantalones largos, además de mosquiteros en el hogar.

Fuente: La Crónica

Publicar tu comentario

Comentario

Don`t copy text!