CESPTE

inicio ESTATAL Conoce la historia de “La Mahuana”, la indigente más famosa de Tijuana

Conoce la historia de “La Mahuana”, la indigente más famosa de Tijuana

Conoce la historia de “La Mahuana”, la indigente más famosa de Tijuana
2.74K
0

La mujer llegó a la explanada de la catedral. Desdobló una colcha desteñida que traía en un morral de rafia azul. Entre las rodillas se metió el bolso blanco de piel sintética, tan nuevo que traía aún la etiqueta. Se terció la correa, se puso las manos como almohada y en unos minutos estaba profundamente dormida.

Le llaman Mahuana y hay decenas de historias que refieren lo que fue su vida, porque es indigente desde la década de los 70’s. Hay quienes hasta tienen el nombre: María Luisa Castro Valenzuela, que tendría ahora unos 60 años de edad, y Mahuana (o Maguana) sería un acrónimo de la yerba narcótica.

Hay quienes afirman que era una mujer convencional ni tan bonita ni de tan buen cuerpo y que trabajaba como cuidadora de niños hasta que cayó en el alcoholismo, el cual la arrojó a la indigencia, como tantas personas más en Tijuana.

Te recomendamos:   Precio del dólar en Tecate

Sin embargo, la leyenda tiene mucho más sabor.

Dicen que antes de caer en desgracia, trabajaba en un antro llamado “Mi Ranchito Bar”, donde era bailarina.

La describen como una negra de cabellera exuberante (como la Rarotonga, del cómic), que bailaba como Tongolele, vestida con unas pequeñas tapaderas en sus senos y sus partes íntimas.

“Era famosa no sólo en Tijuana, sino en todas partes. Había gente que venía del otro lado nomás con la ilusión de verla bailar o bailar una pieza con ella”, cuenta uno de estos tijuanenses por adopción.

Te recomendamos:   Rafa Márquez y su esposa Jaydy visitaron este fin de semana el Valle de Guadalupe

Eran los tiempos del boom turístico y el bar se llenaba totalmente cuando ella se presentaba.

“Yo estaba morrillo y también me sentía atraído por ver a esa mujer de la que todos hablaban, y me ponía enfrente del bar, para verla a la hora que separaban la cortina los adultos al entrar. Y sí, era muy bella y una gran bailarina”.

Luego, de acuerdo con esta versión de la leyenda de Mahuana, vino la parte triste:

“A veces se ‘ocupaba’ con algunos de los clientes del bar. Y un día llegaron unos asiáticos que la invitaron a salir con ellos. Ella accedió, porque esas salidas le dejaban mucho dinero. Y al parecer la drogaron y se quedó ‘arriba’”.

Desde entonces, Mahuana anda en la calle. Los que la han visto a lo largo de casi cuatro décadas la vieron embarazada y no se sabe a dónde fueron a parar sus hijos.

Te recomendamos:   Inicia curso de verano 'Mis Vacaciones en la Biblioteca' 2019

Algunas personas se quejan de que les ha jalado los cabellos al pasar o les ha arrojado objetos, pero por lo general se mueve indiferente en medio de la gente, que le paga con la misma indiferencia con que trata a los miles de náufragos de las adicciones que deambulan por las calles de Tijuana, cada cual en su propio mundo.

Pero Mahuana es la más popular entre ellos.

Ayer dormía en el piso frente a la catedral, inmune al frío y al paso del tiempo.

Información de El Mexicano



(2735)

Publicar tu comentario

Comentario

Don´t copy text!