inicio COLUMNAS Palco de Prensa: La Voz de Arranque

Palco de Prensa: La Voz de Arranque

Palco de Prensa: La Voz de Arranque
0

Dicen que no hay fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla, y conforme al calendario electoral, el pr贸ximo martes 12 de abril, se da la voz de arranque de las campa帽as de los candidatos a puestos de elecci贸n popular, tanto mun铆cipes como diputados, hacia los comicios del 5 de junio de 2016.

Adem谩s de los candidatos de los partidos pol铆ticos, entre los que estar谩n los representantes de los dos partidos nuevos, el Partido Peninsular de las Californias y Partido Municipalista de Baja Californias, estar谩n participando tambi茅n los llamados independientes o sin partido.

Por cierto, la enorme expectativa que generaron en un principio los llamados independientes, se desinfl贸 feamente, en parte por los exagerados requisitos para ello. De aproximadamente 40 aspirantes iniciales, solamente 10 lograron el registro, 7 a mun铆cipes y 3 a diputados locales.

La contienda ser谩 por 5 alcald铆as, las sindicaturas procuradoras y las correspondientes regidur铆as, as铆 como 25 diputaciones locales, 17 de mayor铆a relativa y 8 de representaci贸n proporcional. Nadie tiene seguro el triunfo.

Dec铆a en d铆as pasados que el verdadero reto ser谩 vencer al abstencionismo, ante un serio ambiente de repudio contra los pol铆ticos tradicionales.

El reto es enorme, si se toma en cuenta que el listado nominal de Baja California, consta de 2 millones 554 mil 518 electores.

Dec铆a que el desencanto se refleja en los porcentajes de abstencionismo que se ha registrado, en cada proceso electoral.

En la elecci贸n federal intermedia de 1991, el abstencionismo represent贸 solamente el 22.11%. En la federal de 1994, pr谩cticamente continu贸 igual, con 22.31%.

Un a帽o despu茅s, en la elecci贸n estatal de 1995, se increment贸 al 37.46%.

A partir de la elecci贸n federal intermedia de 1997, se acentu贸 el abstencionismo, llegando al 50.86%.

Desde entonces, el desinter茅s por las elecciones sigui贸 increment谩ndose. Lleg贸 a 53.53 % en la estatal intermedia de 1998; luego registr贸 una leve disminuci贸n en el 2000, para quedar en 43.64%.

Un a帽o m谩s, en la estatal del 2001, volvi贸 a subir, hasta llegar a 63.48%. Dos a帽os despu茅s, en la federal intermedia de 2003, lleg贸 a 68.98%.

El m谩s alto nivel de abstencionismo fue en las elecciones del 2015, que lleg贸 a 70.46% en Baja California.

Los dirigentes partidistas, en lugar de preparar a sus militantes, para mejorar la calidad de sus candidatos, est谩n optando por recurrir a la popularidad de los individuos. Por eso, han recurrido a artistas o deportistas, tratando de dar a los electores 鈥済ato por liebre鈥.

Ingenuamente creen que la fama, es sustituto de capacidad, y con personajes conocidos o mujeres bonitas tratan de engatuzar a los electores.

A los dirigentes partidistas les ha valido gorro, sacrificar o desechar militantes, por presuntos candidatos ciudadanos, lo que ha provocado la migraci贸n de pol铆ticos, de un partido a otro. Esta es una de las principales caracter铆sticas del presente proceso electoral, que va a parecer una capirotada. Lo que obviamente habr谩 de confundir a煤n m谩s a los electores. De por si, nada les motiva a acudir a las urnas a votar.

Esto ha dado lugar al fen贸meno de 鈥渓os supositorios鈥, unos, las 鈥渆strellas鈥, se suponen famosos, porque tienen a su disposici贸n alg煤n medio de difusi贸n o el espect谩culo, y otros, los dirigentes partidistas, suponen que esos les garantizar谩n votos suficientes, para ganar posiciones o al menos para mantener vigente su registro.

No entienden, ni unos, ni otros, que la popularidad es relativa. Hay muchas personas, electores, que no leen peri贸dico, que no ven televisi贸n o no escuchan radio y que por lo tanto nada saben de periodistas, locutores o deportidstas.

En todo caso, la popularidad no resuelve problemas y los supuestos populares, no realizan labor social alguna e incluso hay quienes son pr谩cticamente a antisociales, pedantes. Se sienten de una clase social especial.

Todos ellos tienen del 12 de sbril al 1 de junio, para tratar de vencer el desinter茅s o el repudio de los electores.

Luego de los comicios, veremos quien es quien. Y quienes son simples 鈥渟upositorios鈥.

[email protected]

 

Publicar tu comentario

Comentario

Don`t copy text!