inicio COLUMNAS Palco de Prensa: El hijo desobediente

Palco de Prensa: El hijo desobediente

Palco de Prensa: El hijo desobediente
10
0

Como reguero de pólvora, al menos entre los priístas, corrió la noticia relativa a entrevista que tuvieron este jueves, poco después del mediodía, el coordinador parlamentario de los legisladores priístas y aspirante a la alcaldía de Tijuana, René Adrián Mendívil y el Embajador de México en Argentina, Fernando Castro Trenti.

Como diría un cronista de sociales, la entrevista se llevó a cabo en Tijuana, en el restaurant de un hotel ubicado en la Zona Río. La seriedad manifiesta, de ambos personajes, dió lugar a innumerables especulaciones. El “Padrino” y su “ahijado”. El “tutor” y su “pupilo”. El “padre” regañando al “hijo desobediente”.

Varias cosas, estacan de esta entrevista. Ambos personajes, estaban completamente solos. Ni siquiera “guaruras” les acompañaban. Lógico es suponer que no solicitaron mediadores, ni intermediarios. Ni testigos, que escucharan el diálogo o posible discusión.

Sin embargo, llama la atención que el sitio de la reunión, haya sido un lugar comúnmente concurrido por políticos. Por lo tanto, no les preocupó el ser vistos juntos. O a la mejor, ese era el objetivo.

Para muchos, Mendívil debe su carrera política a Fernando Castro Trenti. Ambos mantenían una relación estrecha, hasta los comicios del 2013, en la que René fue el coordinador de Fernando, en la contienda por la gubernatura estatal.

Pero parece que ahí tronó la relación entre ambos. René se sintió decepcionado de su “padrino”, porque rompió la promesa de conseguirle la candidatura priísta a la Alcaldía de Tijuana y la cedió al Dr. Jorge Astiazarán, con el obvio propósito de salvar la propia.

Castro Trenti, tuvo dificultades para digerir la derrota electoral y luego se tuvo que ir a Argentina, donde tuvo oportunidad de sanar las heridas. Mientras tanto, Mendívil se mantuvo en Baja California, como supuesto heredero de Fernando y por lo tanto como líder natural o lógico del castrotrentismo.

Sin embargo, cuando le cuestionaban respecto al legado político de Fernando, René negaba insistentemente que tal fuese cierto. No se expresaba mal de su “tutor”, pero negaba ser su “heredero”. Insistía en que él era independiente, sin duda alguna tratando de eludir los efectos negativos del castrotrentismo.

La última vez que se les vió juntos, fue en Tijuana, a principios del 2015, en una fiesta de cumpleaños de René, a la que llegó Fernando, para sorpresa de todos los presentes. Incluso del propio cumpleañero.

Sin embargo, pareciera que no tuvieron oportunidad de aclarar paradas. Tal vez los motivos del distanciamiento, fueron difíciles de superar.

Lo cierto es que, en su lucha por alcanzar la candidatura a la Alcaldía de Tijuana, y en un obvio intento por no cargar con las rivalidades de Castro Trenti, René juraba a todos los actores políticos, que era independiente. Que nada tenía que ver con Fernando.

Al menos eso fue lo que planteaba en sus visitas a los terrenos del Grupo Caliente, tratando de ganar su confianza y obtener su apoyo, a favor de su proyecto político.

Lo mismo hizo, ante el nuevo dirigente estatal del PRI, Chris López Alvarado y el delegado, Leobardo Alcalá Padilla. Sin embargo, nadie le creía su versión. Todos lo siguieron viendo como la cabeza actual del castrotrentismo.

Hasta que en días pasados retornó a Baja California, uno de los principales colaboradores de Castro Trenti, en la Embajada de México en Argentina, Daniel Romero Mejía.

Pero Daniel no vino a sumarse a la precampaña de Mendívil, sino a tratar de lograr la candidatura priísta a la Presidencia Municipal de Tijuana, para sí mismo. O sea, para competir o rivalizar con René.

No obstante, ha trascendido que Daniel, en un gesto de cortesía, antes de “autodestaparse”, se acercó a Mendívil, poniéndose a su disposición, pero René no quiso saber de nada que oliera a Castro Trenti. Juró, que podía solito.

Ahora, Romero Mejía está operando a su favor, la estructura del castrotrentismo y considera que le lleva ventaja, no solamente a Mendívil, sino a los demás aspirantes priístas.

Sin duda alguna, todos esos detalles fueron abordados, y quizás discutidos, entre Castro Trenti y el “hijo desobediente”, este jueves.

Despojarse de la influencia de Fernando, será muy difícil, para René. Y corre hartos riesgos, pues si ya no lo quiere como amigo, como enemigo es muy peligroso.

Muchos piensan que Castro Trenti ya concluyó su carrera política. Que después de terminar su gestión diplomática, se jubilará como político. Hasta René ha de pensar esto.

Esos que piensan así, olvidan las razones por la que identifican a Fernando con el mote de “El diablo”. Se les puede aparecer en cualquier momento. Sobre todo, al “hijo desobediente”.

[email protected]

(10)

Publicar tu comentario

Comentario