Banner UTT

inicio SALUD Entérate de cómo los síntomas del estrés afectan a tu cuerpo

Entérate de cómo los síntomas del estrés afectan a tu cuerpo

Entérate de cómo los síntomas del estrés afectan a tu cuerpo
100
0

Si sufrés estrés en tu día a día, los problemas de salud no tardarán en llegar. Es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y que va a más, particularmente en situaciones económicas o sociales graves, y es que el estrés tiene mucho que ver con la forma de afrontar los problemas de cada uno.

El estrés es ni más ni menos que un mecanismo de defensa de tu organismo, una reacción ante una situación de peligro que pone en alerta a todos tus sistemas para reaccionar mejor y más rápido ante una amenaza. Sin embargo, tu cuerpo no está hecho para soportarlo de forma constante, algo que deriva sí o sí en problemas físicos y de salud.

¿Lo sufres? ¿Quieres sabes exactamente cómo afecta el estrés a tu salud? Te lo explicamos.

El estrés es hormonal. Cuando tu cerebro y tu cuerpo detectan que existe una situación que necesita que des el 100%, envían la señal a las glándula suprarrenales para poner en marcha la producción de adrenalina, noradrenalina y cortisol. Estas tres sustancias incrementan tu ritmo cardíaco, mejoran el flujo de oxígeno a todas partes de tu cuerpo y afectan a la homeostasis, algo que puede parecer positivo pero que no lo es.

Este efecto no es bueno porque, aunque te puede proporcionar un empujón para salir de una situación difícil inmediata -como por ejemplo rendir más en una competición deportiva o huír de un peligro inminente- si se acumulan estas hormonas día tras día, al final tu sistema deja de funcionar como debería.

El problema es que el cuerpo agota sus reservas de energía ante la falsa alarma de una situación complicada que en realidad no lo es. Cuando el estrés se prolonga demasiado es transforma en el llamado distrés. Los problemas derivados, los llamados síntomas, son ni más ni menos que la consecuencia del distrés, de tener tu cuerpo alerta durante un período demasiado prolongado de tiempo. Son los siguientes:

  • Cansancio
  • Insomnio
  • Nerviosismo
  • Dolor de cabeza
  • Problemas digestivo
  • Taquicardia
  • Irritabilidad

Si la situación se prolonga durante meses o años, la cosa va a mayores. Al haber desequilibrado el proceso de homeostasis por culpa del elevado cortisol en sangre, tu cuerpo queda muy indefenso ante infecciones. Es probable que empieces a coleccionar virus, hongos y otro tipo de enfermedades. Además, también se ha relacionado el estrés con la calvicie o pérdida de pelo y con una aceleración en la metástasis del cáncer.

La diferencia entre estrés y distrés se ha difuminado hasta convertirlos prácticamente en lo mismo. Por lo tanto, debes tratar de evitar que los problemas se acumulen durante mucho tiempo si no quieres sufrir este cuadro clínico, aunque en ciertas circunstancias socioeconómicas es realmente difícil.

Fuente: Computerhoy

 

(100)

Publicar tu comentario

Comentario