CESPTE

inicio COLUMNAS Cavilaciones: Trump tenía razón

Cavilaciones: Trump tenía razón

Cavilaciones: Trump tenía razón
10
0

Acabo de escuchar en estos momentos el discurso de Hillary Clinton después de concederle esta madrugada la victoria a su rival Donald Trump, el presidente electo de los Estados Unidos. Admiro la entereza, valentía y fortaleza de espíritu de Clinton.

 

 Mencionó que su derrota es muy dolorosa y lo será por mucho tiempo. Aún así, siguiendo la gran tradición democrática de su país, les dijo a sus seguidores: “Trump será nuestro siguiente presidente. Le debemos una mente abierta y la oportunidad de liderar”. Y lo hará con la mayoría republicana en el Senado y la Cámara de Representantes (algo que me da pavor).

 

 Fue notable el fracaso total de la ciencia de las encuestas. Todas apuntaban a una victoria contundente de Clinton. Trump repetía en todos sus discursos: “No crean lo que dicen las encuestas. Están amañadas”. Trump tenía razón.

 

 Durante muchas décadas, las campañas políticas democráticas del mundo han utilizado entrevistadores para colectar datos que ayudan a afinar sus mensajes centrales y a predecir los resultados de las elecciones. Muchos encuestadores se hicieron famosos por utilizar fórmulas complejas para predecir los resultados. Ya vimos lo que pasó con el Brexit y con el voto por la paz en Colombia. No funcionaron. Trump tenía razón.

 

 Durante los últimos 8 años los analistas políticos predecían que el Partido Republicano estaba cometiendo suicidio por ignorar a las minorías, a los discapacitados y a la comunidad LGBT. Cuando Trump ganó la candidatura, muchos personajes de su propio partido lo rechazaron como si fuera un zorrillo. Trump no les hizo caso y de manera contraria no hizo ningún esfuerzo para atraer a la población que supuestamente era indispensable para ser electo presidente de los Estados Unidos. Trump pudo identificar el descontento de una gran parte de la población blanca que, como ya vimos, todavía tiene la fuerza política para elegir al jefe máximo de la nación. Trump tenía razón.

 

 Durante el segundo de los debates, cuando Clinton distrajo a Trump al recordarle la forma en que había humillado públicamente a una antigua reina de belleza porque había engordado, por varios días Trump envió mensajes a su cuenta de Twitter defendiendo su posición.

 

 Todo mundo decía que eso probaba que Trump estaba fuera de sus cabales y que era inelegible. Trump ignoró a su propio equipo de campaña y nunca se retractó ni pidió disculpas por una sola de sus declaraciones incendiarias. “Mis seguidores me quieren y nunca me abandonarán”, contestaba Trump. Trump tenía razón.

 

 Anoche en el canal CNN de Estados Unidos, el moderador le preguntó a Corey Lewandowski, quien por un tiempo fue jefe de la campaña de Trump, que según su opinión cuál era la causa principal de la victoria Trump. Contestó: “Porque a la gente le gusta que les hablen con la verdad”. Lo dijo sin sonrojarse aún cuando él sabe muy bien que Trump mentía todos los días y que hizo promesas que no podrá cumplir.

 

 Trump sabía que estaba rompiendo todas las reglas pero nunca dudó que ganaría. Trump tenía  razón.

 

 El autor es egresado del Tecnológico de Monterrey y Doctor en Ingeniería Eléctrica y de Computación de la Universidad del Estado de Nuevo México.

 

www.cavilaciones.com

pivanpm@cavilaciones.com

(10)

Publicar tu comentario

Comentario